¿QUE PUEDE PASAR? Cap.21

Estándar

imagesZNMV3QK9

Antes de que suene la alarma del móvil me despierto, son las seis y media de la mañana. Apenas he dormido cuatro horas y me duelen todos los músculos de mi cuerpo, pero no me importa, me siento exultante. Hemos pasado nuestra primera noche juntos con un aprobado de sobresaliente. Víctor me tiene prisionera contra su pecho. ¡Mmm, me quedaría así todo el día entero, entre sus brazos pero, el deber me llama…!

No tengo tiempo de ir a casa para ducharme y cambiarme de ropa, así que entro en el cuarto de baño y me doy una ducha rápida. Cuando salgo, él sigue durmiendo como un tronco. Recojo mi ropa que sigue en el suelo y vuelvo a entrar en el baño para vestirme. Aún con el albornoz de mi portento puesto, tarareo bajito una canción mientras me seco el pelo con una toalla. No oigo abrirse la puerta porque estoy muy concentrada reviviendo en mi mente la noche anterior. Cuando me giro para colocar la toalla en la barra de metal, me encuentro a Víctor apoyado en el quicio de la puerta mirándome embobado. Con esa sonrisa típica suya, se me acerca y me besa…

– Buenos días preciosa, parece que te has levantado contenta…

– Así es, cansada pero muy contenta.

– Me alegro, eso quiere decir que ayer no lo hice mal… -Alardea.

– Eres un engreído, ¿Lo sabías?

– ¿En serio? -Me dice haciéndose el ofendido.

– Si, pero para ser sincera, que esté así es gracias a ti, el merito es tuyo. -Le guiño un ojo.

– ¡Eres una mujer increíble Alejandra! -Me abraza por la cintura y aparta de mi cara el pelo mojado-, eres preciosa, inteligente, simpática… Tienes todo lo que un hombre podría desear, y ahora, eres toda mía. -Me besa y me aprieta contra su cuerpo convencido de lo que está diciendo. Sus dedos hábiles deshacen el nudo del albornoz y desliza sus manos por mi cuerpo-. ¡Te seseo Alex!

– Tengo que ir a trabajar Víctor… -Respondo contra sus labios.

– ¿Comemos juntos? -Pregunta resignado.

– No puedo, he quedado con Carla…

– ¿Y esta noche?

– Ya veremos ¿Vale? -Sonrío-, ahora sé un niño bueno y deja que termine de vestirme y arreglarme para ir al trabajo. -Lo empujo hacia la puerta.

Sale arrastrando los pies y enfurruñado, si es que es como un niño, ¡Mi niño! Cierro la puerta y me apoyo contra esta suspirando… ¡Le amo!, admito por fin… Y sin poder evitarlo me pregunto… ¿Qué puede pasar? Decido no responder, prefiero esperar y que el tiempo me de la respuesta.

Vestida, con el pelo recogido en una cola y ligeramente maquillada, salgo del cuarto de baño. mi portento está junto a la ventana hablando por teléfono, solo va vestido con un pantalón de pijama que le queda muy sexy, en cuanto me ve, pone la mano sobre el teléfono…

– ¿Te da tiempo a desayunar?

– No, es tarde… -Asiente y vuelve a su llamada. Recojo la americana que ahora cuelga del respaldo de una silla y me la pongo. Víctor termina de hablar por teléfono y se me acerca.

– ¿En serio no puedes quedarte a desayunar?

– En serio, no quiero llegar tarde…

– Es una pena, acabo de pedir tortitas con sirope de chocolate, zumo de naranja y café… ¿Seguro qué no quieres probar esas tortitas? Te aseguro que están deliciosas…

– Es tentador, pero no puedo. Las probaré en otra ocasión. -Me acerco para darle un beso.

– Esta bien… Luego hablamos.

Me acompaña hasta la puerta y nos despedimos. Antes de que se cierren las puertas del ascensor, le tiro un beso. Su sonrisa es lo último que veo.

Llego a la clínica y lo primero que hago es ir a la cafetería a por un café. Una vez en mi consulta, le doy un sorbo y lo dejo encima de la mesa para ojear los informes que me han dejado allí de la noche anterior. A la paciente de la habitación doscientos treinta, se la han abierto los puntos de madrugada y aunque la enfermera ha resuelto el problema me pide que me pase por allí para evaluar la situación. Así, empieza una mañana de locos, haciéndome desear haberme quedado con mi portento en su hotel.

A la hora de comer, Carla viene a buscarme como habíamos quedado. Deja el coche en el aparcamiento de la clínica y andando, vamos hasta un restaurante de comida rápida que hay cerca. Las dos pedimos una hamburguesa xl, patatas y refresco, al fondo del restaurante hay una mesa libre y nos dirigimos hacia ella. Carla me observa detenidamente.

– ¿Qué pasa, por qué me miras así?

– No lo se… Te veo diferente…

– ¿Diferente? ¿En qué sentido? -Le doy un bocado a la hamburguesa, ¡Estoy muerta de hambre!

– Pues no sabría decirte, solo sé que estas distinta… -Se encoge de hombros- ¿Con quien tenías planes ayer?

– Con mi portento.

– ¿Pasaste la noche con él? -Levanta una ceja y me mira con picardía-, no hace falta que me contestes, tu cara lo dice todo. ¿Estas enamorada de él verdad? -Asiento- ¡Lo sabía, por eso te veo diferente! ¿Se lo has dicho?

– ¡Para el carro FBI! Dejemos de hablar de mi y cuéntame que ronda por esa cabecita tuya. ¿Qué era eso que querías contarme? -Mi amiga se desinfla como un globo-, Car, no me asustes… ¿Qué pasa?

– No te asustes Alex, si en realidad no es nada importante…

– ¿Me lo quieres contar de una vez?

– Veras, el domingo fui a comer con mis padres al “Club de Golf Banús”, ya sabes que mi padre es socio y eso… -Asiento-, pues cuando terminamos de comer, mis padres se fueron a tomar el café con unos amigos que también estaban allí. Entonces salí a caminar por los alrededores del club. Me encontré a Jorge. -Se queda callada.

– ¿Y? -La insto para que continúe.

– No estaba solo, estaba con una chica morena con un cuerpazo impresionante…

– ¿Y cual es el problema?

– Él no me vio, entonces aproveché para observarlos. Se les veía muy bien juntos, compenetrados, felices…

– Veamos, viste a Jorge divirtiéndose con una amiga en el club de golf… ¿Dónde está el problema? Vas a tener que explicarte mejor porque no lo pillo nena… Jorge sale con sus amigas igual que tu sales con los tuyos… Perdóname Car pero no veo nada raro en ello.

– ¿Sabes cual es el puto problema?

– ¿Cual?

– ¡¡Joder Alex pues que estoy celosa!!

– ¿Qué?

– ¡Lo que oyes…!

– ¿Celosa? -Asiente-, pero si tu y Jorge…

– Si, ya sé que somos amigos, bueno en realidad follamos cuando nos apetece, y si, también sé que yo me lío con otros tíos y que él tiene el mismo derecho pero… Al verlo el domingo así con aquella chica… ¡Uf Alex, se me encogió el corazón y me dieron unas ganas de llorar tremendas! -Las lágrimas resbalan por las mejillas de mi amiga sin que yo pueda hacer nada por evitarlo. Me siento a su lado y la abrazo.

– Lo siento muchísimo Carla, -la miro- esto tenía que pasar tarde o temprano…

– ¿Por qué dices eso? -Pregunta sorprendida mientras se seca la cara con una servilleta.

– Bueno, siempre he creído que jorge y tu estáis enamorados, pero que o bien no os dabais cuenta o no queríais reconocerlo.

– ¿De verdad crees eso?

– Si, estáis hechos el uno para el otro.

– ¿Por qué nunca me lo dijiste?

– No lo sé Carla… Supongo que porque tenía la esperanza de que uno de los dos se diera cuenta.

– ¡Joder Alex, he estado haciendo el gilipollas liándome con otros tíos sin darme cuenta de que el que me gusta de verdad es él! ¡No quiero perderlo…!

– Imagino que ambos os acomodasteis a vuestra relación “especial”.

– Alex… ¿Qué hago ahora?

– ¿Por qué no le llamas y te sinceras con él?

– ¿Tu crees?

– ¿Qué puede pasar? No tienes nada que perder y si mucho que ganar…

– Tienes razón, voy a llamarle. ¡Espero que no sea demasiado tarde!

– No dejes pasar esta oportunidad de decir o hacer lo que sientes Carla, como tu me dijiste en alguna ocasión, déjate llevar…

– Vuelves a tener razón, consejos vendo que para mi no tengo -suspira-, cuando salga esta tarde del trabajo le llamaré.

-¡Esa es mi chica! -Aplaudo para animarla- ¿Te sientes mejor?

-Si, gracias Alex, sabía que me ayudarías.

– Para eso estamos las amigas, para ayudarnos mutuamente. -La abrazo y nos quedamos así durante un rato.

Vamos de camino a la clínica, Carla a recoger su coche y yo a continuar con mi trabajo. En el aparcamiento, mi amiga y yo volvemos a abrazarnos y quedamos en hablar por la noche para que me cuente que tal han ido las cosas con Jorge. Una vez en la consulta, saco el móvil del bolso, con todo el tema de Carla ni siquiera he tenido tiempo de mirarlo y estoy ansiosa por saber si tengo algún wuas de mi portento. Pero no hay nada, ni wuas ni llamadas. Algo decepcionada dejo el teléfono en la mesa y continuo con mi trabajo.

Esa tarde cuando salgo de la clínica, me siento exausta, el cansancio empieza a hacer mella en mi, solo tengo ganas de llegar a casa, darme un buen baño y tirarme en el sofá el resto de la tarde. Dejo el coche en el aparcamiento y subo. No parece que haya trabajadores hoy en el ático de enfrente, todo está inmaculado y muy silencioso. Que extraño…

Dejo mis cosas en salón y voy al baño. Abro el grifo de la bañera y cojo de la estantería las perlas de gel y los sales con olor a coco. Preparo todo y mientras la bañera se llena de agua voy a poner un poquito de música. Busco en el ipod el cd de Dani Martín ( Pequeño ) y le doy al play. Siempre me ha gustado mucho este disco suyo, aunque él no me cae nada bien ( no le conozco personalmente ), pero me gustan sus canciones. Me quito la ropa, me sumerjo en el agua, apoyo la cabeza hacia atrás y cierro los ojos deleitándome en los efectos que causa el agua caliente en mi cuerpo…

 

Anuncios

3 comentarios en “¿QUE PUEDE PASAR? Cap.21

  1. Shayle Sayago

    Buen dia, nada tan excelente como empezar una nueva semana hoy tomando un cafe y leyendo el nuevo capitulo…mejor no podia ser. Grandioso, fascinante el placer de leerlo y que seguir llenando de momentos imaginativos nuestros pensamientos en …¿Que puede pasar?…

    Agradecida…deseandole un grandiosa y exitosa semana bendecida de la mano de Dios☆; y que te siga dando el don de escribir y tu imaginacion para nosotros apoyarte y fascinados por leer tus paginas. Se depisde
    ♡Tu fan de Venezuela. ♡ 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s