¿QUE PUEDE PASAR? Cap.8

Estándar

imagesZNMV3QK9

El domingo cuando me despierto paso de levantarme, me quedo tumbada en la cama mirando al techo y haciéndome una y otra vez las mismas preguntas. Por qué no deje que me invitara a una copa? Por qué fuí tan borde y reacioné así? Sé la respuesta, el miedo es el que no me deja avanzar, miedo a que me hagan daño, lo pasé fatal cuando Fer rompió conmigo, todavía estoy recomponiendo los pedazos que ese cabrón dejó esparcidos por el suelo, pero Carla tiene razón, tengo que vivir, no puedo quedarme dentro de mi burbuja de cristal para siempre, – suspiro – vuelvo a darle play al ipod y lo que son las casualidades de la vida, Marc Anthony me canta ( vivir mi vida ) será una señal?

Mi móvil parpadea varias veces, lo miro, es el grupo que tengo en el wuas con Estela y Carla, hablan de quedar para comer en un chiringuito de la playa, les digo que paso, no me apetece nada salir de casa, estoy muy agusto en la cama, además me pesa todo el cuerpo, una ya no está para tanto trote… en cuanto pienso eso se me vienen a la mente las imágenes en el baño de Bacana, uf me entran sofocos!! Nunca he sido una tía reprimida en el sexo, pero ayer descubrí que un orgasmo puede ser brutal, jamás había sentido con nadie lo que sentí con él. Supongo que ayudó el morbo de estar en un baño público, y tambien que llevara soñando varios días con él, no sé, la verdad es que disfruté como nunca y, he sido una estúpida al perder la opurtinidad de conocerlo mejor, – vuelvo a suspirar – ultimamente me paso la vida llorando y suspirando.

La madre naturaleza me obliga a levantarme para ir al baño, una vez allí, yo misma me acojono al ver mi imagen en el espejo. con estas ojeras y este careto pálido parezco el chico vampiro de crepúsculo… decido darme una ducha, mi aspecto no mejorará mucho, pero mi estado de ánimo igual si.

El resto del domingo lo paso tirada en el sofá viendo capítulos de mi serie favorita, ( sexo en nueva York ), la he visto tropecientas veces, pero es igual, no me canso de ella, quiero ser como Carrie Bradshaw, si, decididamente quiero ser como ella, adoro a esta mujer, es mi heroína!!

Sobre las nueve de la noche llamo a mis padres, no los veo todo lo que quisiera pero, hablo a menudo con ellos por teléfono. Mi padre es ingeniero naval y siempre trabajo aquí en el sur, conoció a mi madre, se enamoraron, se casaron y poco después nací yo. Desde que tengo uso de razón siempre escuche a mi padre decir que cuando se jubilara, quería pasar sus últimos años en su tierrina ( Asturias ), y allí están, viviendo en un chalecito muy mono a las afueras de Oviedo.

Mi madre coge el teléfono al segundo timbrazo, me cuenta que por allí todo va bien, que ya se empieza a notar un poco el calorcito del verano, que papa está en el bar jugando la partida con los amigotes y que ella esta esperando a Lola ( la vecina y su amiga ) pa ir a dar un paseito antes de la cena. Le cuento un poco como me ha ido la semana, por supuesto omitiendo mi vida amorosa, si mi madre supiera lo que su hija del alma hizo ayer en el baño de una discoteca… estoy totalmente segura que le daría un infarto.

– Alejandra hija, Vendrás este verano?

– Pues claro mama, este año tengo las vacaciones en agosto, tengo muchas ganas de veros!!

– Que alegría hija, tu padre se va a poner muy contento cuando se lo diga – me dice mi madre entusiamada – este año no harás uno de tus viajes?

– Supongo que si mama, aún no tengo decido a donde, me gustaría ir a Nueva york, pero no lo tengo claro.

– Irás al viaje tu sola?

Pongo los ojos en blanco cuando oigo la pregunta de mi madre, muy buena su táctica para saber si hay alguién nuevo en mi vida – sonrío.

– De momento si mama, iré sola – contesto.

– Está bien hija, Lola ya está aquí, temanda saludos y muchos besos.

– Vale mami, dale un besote gordo de mi parte, os echo mucho de menos, os quiero mama, muchos besos para ti y para papa!!

Cuelgo con un nudo en la garganta, ya hace cinco años que se fueron a Asturias, desde entonces los veo unas tres veces al año, siempre que mi trabajo me lo permite, los añoro tanto…

Voy a la cocina y me hago algo para cenar, no tengo mucha hambre pero, algo tendré que meter en el cuerpo. Una vez que termino preparo los uniformes para el trabajo, mañana a primera hora tengo una operación bastante complicada, una chica joven que tuvo un accidente doméstico y se quemo la cara, pobrecilla… solo de pensarlo se me ponen los pelos de punta. Por muchas cirugías que una haga, siempre es un dolor ver lo que la gente sufre, y pensar la cantidad de personas que lo hacen por placer… yo no me metería en un quirófano por voluntad propia ni de coña, aunque tambien tengo que reconocer que si no fuera por toda esa gente, yo no viviría tan bien.

Cuando ya tengo todo listo me acuesto y, estoy tan cansada que en cuestión de minutos me quedo dormida.

Suena el despertador a las seis y media de la mañana y, antes de poner un pié fuera de la cama me digo a mi misma que hoy, será el primer día de una nueva etapa en mi vida, como dice Marc Anthony en su canción… voy a reir, voy a gozar, vivir mi vida, lalalala!!

El día me pasa volando, entre la operación que se alargo un poco más de lo devido, las curas y la consulta, apenas he tenido tiempo a respirar. Llego a la urbanización alrededor de las siete de la tarde, aparco mi coche ( un honda civic sport de color negro ) en mi plaza del aparcamiento subterráneo y, paso de subir en ascensor hasta el ático, decido subir por la escalera y hacerme la encontradiza con mi portento del sexo, pero el susodicho no aparece por ningún lado. Mi gozo en un pozo, tal vez mañana…

El martes más de lo mismo, un montón de trabajo en la clínica, papeleo atrasado por archivar, etc… etc… total que cuando quiero salir de allí son más de las ocho de la tarde, miro el móvil y tengo wuas en el grupo de las chicas, las leo y veo que han quedado en ” La Goleta “, un chiringuito que está junto a la playa Rio del Real, sin pensármelo dos veces allí me planto, las veo en la terraza con sendas jarras de cerveza en la mano y escojonándose de risa, en cuanto me ven empiezan a aplaudir emocionadas.

– ¡ Alex que bien que hayas venido ! – me dicen las dos al unísono.

– Alguien tendrá que controlaros ¿no? – les hago burla – ¿ Qué tal el día chicas ?

– Muy bien – dice Estela – yo he estado toda la tarde con Jared en la playa, – pone cara de enamorada – me tiene loquita el americano…

– Tú ya estas loquita de serie nena, – le suelta Carla, y las tres nos echamos a reír.

Charlamos un buen rato, supongo que Carla ya le habrá contado a Estela lo del sábado, aún así ninguna saca el tema a relucir, cosa que agradezco, hablamos de nuestros trabajos, del enamoramiento de Estela, y sin darnos cuentas se nos echa encima la hora de la cena. Decidimos picar algo allí mismo, pedimos una ración de pescadito frito, brochetas de rape con gambas y otra jarra XL de cerveza.

Hay que ver lo bien que sientan estos momentos con las amigas, de charla… de risas… desconectando por un momento del mundo real, no lo cambiaría por nada del mundo. Cuando nos despedimos, me duelen las mandíbulas de tanto reir, sin duda alguna, tengo las mejores amigas del universo.

El miércoles y el jueves son días más relajados en la clínica, así que salgo del trabajo a una hora razonable. Desde el lunes cuando llego a la urbanización hago siempre lo mismo, aparco el cohe y subo andando por las escaleras, pero nada de nada, mi portento del sexo sigue sin aparecer, talmente parece que se lo haya tragado la tierra. Empiezo a preguntarme si no habrá dejado el empleo, es muy raro que en toda la semana no lo haya visto por ahí atravesado, antes de nuestro episidio sexual me lo encontraba cado dos por tres, y ahora que quiero verlo, nanai de la china.

Los viernes siempre tenemos una reunión a primera hora en la clínica, para cuadrar horarios de operaciones, tramitar altas… cuando llego a la sala de reuniones, Marco ya está allí, él, es el cirujano jefe y dueño de la clínica ( está rebueno, pero casado ), me dice que en cuanto terminemos me pase por su despacho, quiere comentarme algo. Supongo que tendrá que ver con algún paciente conocido, querrá explicarme el protocolo a seguir y todas esas gilipolleces que este tipo de gente exige. Cuando salgo de su despacho, lo hago con una carpeta llena de papeles y la cabeza loca de escuchar tantas tonterías de estos famosillos tan excéntricos. La paciente en custión es bastante conocida, asi que estará instalada en el bloque A, donde en lugar de habitaciones tenemos suites.

Esa tarde después de comer, como hace un día espectacular, bajo a la piscina de la urbanización. Planto mi pandero en una tumbona, saco mi ipod, me pongo las gafas de sol y me relajo… Poco tiempo después de estar allí tumbada, veo a un grupo de chicas que antes estaban la mar de tranquilas haciéndose fotos con sus móviles, y que en cambio ahora se pasean de un lado a otro con esa risa floja tan típica… me hace gracia, a mi me pasa lo mismo cuando tengo cerca a mi portento… ¿Será que vuelvo a la edad del pavo? – sonrio -. Entonces veo la causa de tal azoramiento por parte de las jovenes, veo sus piernas largas enfundadas en unos vaqueros gastados, su abdomen marcado con esa camiseta negra ajustada y, esa cara… ¡ Ay señor esa cara, que bueno está el jodio!!, no me extraña que las chicas se pongan tontas, con mi edad yo también lo estoy, no es para menos, viendo al especimen que tengo en frente… Por fin te dejas ver… – digo para mis adentros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s