QUE PUEDE PASAR? Cap.6

Estándar

imagesZNMV3QK9

– Estás bien? – me pregunta…

Asiento con la cabeza, todavía no soy capaz de articular palabra, sus ojos se clavan en los míos supongo que para cerciorarse de que digo la verdad, sonrie de esa manera suya tan sexy… Qué estará pensando?

Sale de mi lentamente, se da la vuelta y se agacha para recoger sus cosas que están esparcidas por el suelo, ufff ese culito suyo me vuelve loca!! se abrocha el vaquero, la camisa y la americana azul marino, mete las manos en los bolsillos y se me queda mirando. En esos momentos siento muchísima vergüenza, intento no mirarle porque sé que si lo hago notará que mis dudas empiezan a aparecer, soy patética eso lo sé también, acabo de echar el polvo más increible de mi vida y mi cabeza ya empieza a hacer de las suyas. Me meto en uno de los aseos para arreglarme y, mientras lo hago el arrepentimiento se apodera de mi, no debería de haberlo hecho, mentalmente le doy una bofetada a la chica dura que hay en mi por manisfestarse siempre en el momento equivocado, respiro hondo… lo hecho, hecho está!!

Me quedo estupefacta al salir y comprobar que en el baño no hay nadie, esto si que es fuerte!! El muy cabrón ni siquiera ha tenido la decencia de esperar a que yo saliera para largarse, menudo hijo de puta!! El cabreo que tengo en esos momentos es monumental, me miro en el espejo sin ver porque la ira me ciega, recojo mi bolso y recorro la distancia que me separa de la puerta en cero coma, al salir me doy de bruces con una chica que entra…

– Disculpe – le digo, y sigo mi camino como si nada.

No he dado ni cinco pasos cuando alguien se pone delante de mi y obstaculiza mi camino, me coge de la muñeca y me dice…

– Eh preciosa…

Me suelto de un tirón y levanto la vista resuelta a enfrentarme con quien quiera que sea el listo que se a atrevido a cruzarse en mi camino, lo siento por él pero será el que lleve la descarga de mi mala leche… Pero no que va… me quedo con la boca abierta y callada como una gilipollas cuando veo a mi portento del sexo sonriéndome con picardía.

Mi furia crece… y crece, pero quien cojones se cree que es este tío? lo miro con rabia y me muerdo la lengua para no armar un escándalo, hay mucha gente a nuestro alrededor y no quiero dar un espectáculo.

– Te importa? – Es lo único que le digo y, le hago un gesto para que se haga a un lado.

– Pues claro que me importa!! – contesta – Pensé que podríamos tomarnos una copa o…

– No me interesa tomarme una copa ni nada contigo, te queda claro? – le espeto con rabia contenida…

– Se puede saber que mosca te ha picado?

Lo miro con desdén he intento volver a pasar a su lado sin siquiera tocarle pero, vuelve a frenarme.

– Espera un momento… Creíste que me había largado sin más verdad? Pero que clase de tío crees que soy?

– No sé que clase de tío eres y no me interesa saberlo, pierdete y dejame en paz!!

Levanta la manos en gesto de rendición y se hace a un lado para dejarme pasar, orgullosa y, aparentando una tranquilidad que no siento empizo a separame de su lado, en el último momento él vuelve a sujtarme y me susurra…

– Estarás llamando a mi puerta antes de lo que crees Alejandra!! – Me da un besito en la mejilla y allí me quedo como una imbécil.

Mecago en la puta!! Es lo único que se me viene a la cabeza, eso y que sabe mi nombre. Cómo cojones sabe mi nombre? Yo no se lo he dicho en ningún momento, o si? Me devano los sesos pensando, pero estoy totalmente segura de que yo no he sido, entonces quién? Tendremos algún amigo en común? no lo creo, él no se mueve en los mismos circulos que yo aunque, por esa regla de tres él no debería estar aqui porque este es un club selecto y el es… Grrr para yaaaa!! Le digo a mi cabezota, no empieces con tus paranoias.

Voy a buscar a Carla para despedirme, me quiero largar de aquí y no puedo esperar ni un minuto más. La encuentro charlando animádamente con un tío me da rabia cortarle el rollo pero, necesito largarme… Me ve y le hago un gesto para que se acerque…

– Eh Alex!! Dónde estabas? Hemos estado buscándote por todas partes. – me dice.

– He estado por ahí cotilleando, oye Car… – mi amiga me mira asustada.

– Qué te pasa Alex? no tienes buena cara…

– Estoy bien, pero verás… quiero irme a casa, estoy…

– Pero qué dices? si todavia no son las cuatro!!

– Lo sé Car pero estoy cansada, y me duele un poco la cabeza. – No me gusta nada mentirle a mi amiga.

Ella me mira con esa cara de sé que me ocultas algo y yo, disimulo mirando para otro lado, no puedo evitarlo, mentir nunca se me dió bien.

– Está bien Alex, deja que coja mis cosas y nos vamos.

– Carla no hace falta que…

– Cállate Alex!! He venido contigo y contigo me voy.

– De acuerdo…

En cuestión de quince minutos nos despedimos del grupo y estamos fuera esperando el taxi que ha llamado Carla para ir a casa, empiezo a respirar más pausádamente cuando me veo dentro de este, no tardaré mucho en estar en mi refugio particular, mi casa. Sé que una vez allí mi cabeza no parará de dar vueltas a los acontecimientos de esta noche, el taxi se detiene en un semáforo, Carla va escribiendo un wuas a alguién y yo carcomiéndome por dentro. De pronto mi amiga me da un codazo que me hace girarme a ella y mirarla con cara de mala hostia, y sin darme tiempo a abrir la boca me dice:

– Joder tía!! Quién ese bombonazo? – Me dice señalando la ventanilla.

– Quién? – Respondo mirando hacia donde me indica, y entonces le veo a él allí parado en la acera contempládome, me hace un gesto con la cabeza y me guiña un ojo, no le devuelvo el saludo, miro a mi amiga y le contesto con voz apagada…

– No es nadie Car, no le conozco!!

– En serio? Pues nadie lo diría amiga, su forma de mirarte dice todo lo contrario… Qué me estas ocultando? – Fija su mirada en el mía, cuando hace eso me recuerda a mi madre muchísimo.

– Nada!! – respondo mirando al frente…

– Nada? Eso no te lo crees ni tú!! Oye… soy tu amiga desde hace muchos años, te conozco bién y sé cuando me mientes y ahora, los estás haciendo y eso me cabrea muchísimo, lo sabes verdad?

Asiento con la cabeza como si fuera una niña pequeña pillada en una travesura, pero no la miro, primero miro al conductor del taxi que no pierde detalle de nuestra conversación en la parte de atrás, suspiro y las lagrimas que antes amenazaban con salir ahora brotan a raudales de mis ojos, Carla al verme así se asusta…

– Qué te ha hecho ese cabrón?

Le hago un gesto con la mirada para que se calle, y bajito le digo que espere a llegar a casa para hablar, me abraza y, ese gesto tan maternal me tranquiliza…

Anuncios

2 comentarios en “QUE PUEDE PASAR? Cap.6

  1. Edgar K. Yera

    Esta Alex parece que convive con dos personalidades, pobre lo pasa mal cuando la mujer insegura que habita en su interior toma las riendas.
    Buen capítulo, Virginia.
    Abrazo, compañera. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s