QUE PUEDE PASAR? Cap.6

Estándar

imagesZNMV3QK9

– Estás bien? – me pregunta…

Asiento con la cabeza, todavía no soy capaz de articular palabra, sus ojos se clavan en los míos supongo que para cerciorarse de que digo la verdad, sonrie de esa manera suya tan sexy… Qué estará pensando?

Sale de mi lentamente, se da la vuelta y se agacha para recoger sus cosas que están esparcidas por el suelo, ufff ese culito suyo me vuelve loca!! se abrocha el vaquero, la camisa y la americana azul marino, mete las manos en los bolsillos y se me queda mirando. En esos momentos siento muchísima vergüenza, intento no mirarle porque sé que si lo hago notará que mis dudas empiezan a aparecer, soy patética eso lo sé también, acabo de echar el polvo más increible de mi vida y mi cabeza ya empieza a hacer de las suyas. Me meto en uno de los aseos para arreglarme y, mientras lo hago el arrepentimiento se apodera de mi, no debería de haberlo hecho, mentalmente le doy una bofetada a la chica dura que hay en mi por manisfestarse siempre en el momento equivocado, respiro hondo… lo hecho, hecho está!!

Me quedo estupefacta al salir y comprobar que en el baño no hay nadie, esto si que es fuerte!! El muy cabrón ni siquiera ha tenido la decencia de esperar a que yo saliera para largarse, menudo hijo de puta!! El cabreo que tengo en esos momentos es monumental, me miro en el espejo sin ver porque la ira me ciega, recojo mi bolso y recorro la distancia que me separa de la puerta en cero coma, al salir me doy de bruces con una chica que entra…

– Disculpe – le digo, y sigo mi camino como si nada.

No he dado ni cinco pasos cuando alguien se pone delante de mi y obstaculiza mi camino, me coge de la muñeca y me dice…

– Eh preciosa…

Me suelto de un tirón y levanto la vista resuelta a enfrentarme con quien quiera que sea el listo que se a atrevido a cruzarse en mi camino, lo siento por él pero será el que lleve la descarga de mi mala leche… Pero no que va… me quedo con la boca abierta y callada como una gilipollas cuando veo a mi portento del sexo sonriéndome con picardía.

Mi furia crece… y crece, pero quien cojones se cree que es este tío? lo miro con rabia y me muerdo la lengua para no armar un escándalo, hay mucha gente a nuestro alrededor y no quiero dar un espectáculo.

– Te importa? – Es lo único que le digo y, le hago un gesto para que se haga a un lado.

– Pues claro que me importa!! – contesta – Pensé que podríamos tomarnos una copa o…

– No me interesa tomarme una copa ni nada contigo, te queda claro? – le espeto con rabia contenida…

– Se puede saber que mosca te ha picado?

Lo miro con desdén he intento volver a pasar a su lado sin siquiera tocarle pero, vuelve a frenarme.

– Espera un momento… Creíste que me había largado sin más verdad? Pero que clase de tío crees que soy?

– No sé que clase de tío eres y no me interesa saberlo, pierdete y dejame en paz!!

Levanta la manos en gesto de rendición y se hace a un lado para dejarme pasar, orgullosa y, aparentando una tranquilidad que no siento empizo a separame de su lado, en el último momento él vuelve a sujtarme y me susurra…

– Estarás llamando a mi puerta antes de lo que crees Alejandra!! – Me da un besito en la mejilla y allí me quedo como una imbécil.

Mecago en la puta!! Es lo único que se me viene a la cabeza, eso y que sabe mi nombre. Cómo cojones sabe mi nombre? Yo no se lo he dicho en ningún momento, o si? Me devano los sesos pensando, pero estoy totalmente segura de que yo no he sido, entonces quién? Tendremos algún amigo en común? no lo creo, él no se mueve en los mismos circulos que yo aunque, por esa regla de tres él no debería estar aqui porque este es un club selecto y el es… Grrr para yaaaa!! Le digo a mi cabezota, no empieces con tus paranoias.

Voy a buscar a Carla para despedirme, me quiero largar de aquí y no puedo esperar ni un minuto más. La encuentro charlando animádamente con un tío me da rabia cortarle el rollo pero, necesito largarme… Me ve y le hago un gesto para que se acerque…

– Eh Alex!! Dónde estabas? Hemos estado buscándote por todas partes. – me dice.

– He estado por ahí cotilleando, oye Car… – mi amiga me mira asustada.

– Qué te pasa Alex? no tienes buena cara…

– Estoy bien, pero verás… quiero irme a casa, estoy…

– Pero qué dices? si todavia no son las cuatro!!

– Lo sé Car pero estoy cansada, y me duele un poco la cabeza. – No me gusta nada mentirle a mi amiga.

Ella me mira con esa cara de sé que me ocultas algo y yo, disimulo mirando para otro lado, no puedo evitarlo, mentir nunca se me dió bien.

– Está bien Alex, deja que coja mis cosas y nos vamos.

– Carla no hace falta que…

– Cállate Alex!! He venido contigo y contigo me voy.

– De acuerdo…

En cuestión de quince minutos nos despedimos del grupo y estamos fuera esperando el taxi que ha llamado Carla para ir a casa, empiezo a respirar más pausádamente cuando me veo dentro de este, no tardaré mucho en estar en mi refugio particular, mi casa. Sé que una vez allí mi cabeza no parará de dar vueltas a los acontecimientos de esta noche, el taxi se detiene en un semáforo, Carla va escribiendo un wuas a alguién y yo carcomiéndome por dentro. De pronto mi amiga me da un codazo que me hace girarme a ella y mirarla con cara de mala hostia, y sin darme tiempo a abrir la boca me dice:

– Joder tía!! Quién ese bombonazo? – Me dice señalando la ventanilla.

– Quién? – Respondo mirando hacia donde me indica, y entonces le veo a él allí parado en la acera contempládome, me hace un gesto con la cabeza y me guiña un ojo, no le devuelvo el saludo, miro a mi amiga y le contesto con voz apagada…

– No es nadie Car, no le conozco!!

– En serio? Pues nadie lo diría amiga, su forma de mirarte dice todo lo contrario… Qué me estas ocultando? – Fija su mirada en el mía, cuando hace eso me recuerda a mi madre muchísimo.

– Nada!! – respondo mirando al frente…

– Nada? Eso no te lo crees ni tú!! Oye… soy tu amiga desde hace muchos años, te conozco bién y sé cuando me mientes y ahora, los estás haciendo y eso me cabrea muchísimo, lo sabes verdad?

Asiento con la cabeza como si fuera una niña pequeña pillada en una travesura, pero no la miro, primero miro al conductor del taxi que no pierde detalle de nuestra conversación en la parte de atrás, suspiro y las lagrimas que antes amenazaban con salir ahora brotan a raudales de mis ojos, Carla al verme así se asusta…

– Qué te ha hecho ese cabrón?

Le hago un gesto con la mirada para que se calle, y bajito le digo que espere a llegar a casa para hablar, me abraza y, ese gesto tan maternal me tranquiliza…

QUE PUEDE PASAR? Cap.5

Estándar

 imagesZNMV3QK9No sé que hacer, no me atrevo a moverme pero, tampoco puedo quedarme ahí parada como si nada, aparto la mirada, tengo la sensación que a través de mis ojos puede leerme el pensamiento, y eso me aterra… Vuelvo a alzar la vista pero, ya no está allí, sus compañeros si, pero a él no le veo por ningún lado. Le busco entre la gente, pero nada… Joder!! No habrá sido mi imaginación y, solo era alguién que se le parecía mucho? Suspiro… He de reconocer que me hubiera gustado mucho que fuera él, me gusta muchísimo ese hombre, me hace sentirme deseada con solo miarme y, eso es algo nuevo para mi.

Justo en ese momento suena mi canción preferida de Romeo Santos ( propuesta indecente ), me giro para volver con el grupo y, los pelos se me ponen como escarpias… Está detrás de mi, tan cerca que podría apoyar mi cabeza en su pecho, nos miramos… siento las piernas como gelatina, no podría moverme aunque quisiera ( que no quiero ), sin mediar palabra me coge de la mano y me lleva al centro de la pista, una de sus manos va a mi cintura y la otra sube y baja por mi brazo, es una caricia simple pero tan sensual…

El corazón me va a mil por hora, tengo la mirada clavada en su pecho no me atrevo a pasar de ahí, si me hace sentir así y, solo estamos bilando, no quiero ni imaginar como me sentiría si me besara… y, me acariciara…

Acerca sus labios a mi oido y me susurra:

– Deseo cada milímetro de piel que esta mañana he tenido el placer de ver desnuda!!

Un escalofrío recorre mi espalda, joder como me pone este tío!! No puedo hablar, me he quedado muda, en mi mente aparecen las palabras de mi amiga Estela, tíratelo…!! Y, por un segundo me hago una pregunta, si lo hago… Qué puede pasar? Lo cierto es que no sé que contestarme. Me da la vuelta y, se queda pegado a mi espalda, noto claramente que está excitado, yo tambien lo estoy, esto empieza a ser una tortura para mis sentidos, odio reconocerlo pero, estoy cachonda, su aliento en mi nuca y el vaiven de sus caderas no ayudan, joder follar con este tío tiene que ser la hostia!!

Me vuelve a poner de cara a él y, me mira con intensidad, la canción está llegando a su fín y, como si hubiera leido mis pensamientos me dice:

– Follarte… sería para mi un placer!!

Y se larga dejándome allí plantada sin más… Llevo un rato ahí sola sin moverme, quiero hacerlo pero las piernas no me responden, lo busco con la mirada pero no le veo… dónde cojones se ha metido? Empiezo a cabrearme, me siento estúpida allí parada asi que obligo a mis piernas a moverse, voy sorteando a la gente en dirección al baño, en estos momentos es el único sitio donde me puedo esconder y dar rienda suelta a toda esta mierda que siento. Las lágrimas resbalan por mis mejillas, son lágrimas de rabia e indignación, no me reconozco, yo no suelo dejarme llevar por las emociones, nunca me he visto en una situación así. Qué coño me está pasando?

Entro en el baño y cierro la puerta con tanta fuerza que la mano me escuece, miro a mi alrededor para cerciorarme de que no hay espectadores y me quedo ojiplática al ver la majestuosidad que tengo ante mi, creo que estoy en la zona vip porque, el aseo donde estuve antes era bastante normalito y este es… Madre de Dios!! Pero qué pinta un sofá en un baño? Por un momento me olvido de porque estoy allí, aunque me parezca absurdo he de reconocer que el baño está decorado con un gusto exquisito, aunque demasiado ostentoso para mi. Voy hacia el sofá, la pared de enfrente está llena de espejos, tiene una meseta de mármol negro super brillante, hay una cesta de mimbre y, me acerco para fisgonear dentro, está llena de accesorios femeninos, que fuerte!! A mi derecha hay una vitrina de cristal con los bordes dorados llena de toallas pulcramente dobladas y colocadas, me apoyo en el tocador reluciente y, me miro en el espejo, tengo la cara hecha un asco, todo lo sucedido vuelve a mi mente y las lágrimas amenazan con volver pero no, no voy a llorar, todo ha sido culpa mía por dejarme llevar, esto no volverá a acurrir jamás, me digo con derterminación, respiro hondo e intento recomponerme. Rebusco en la cesta de mimbre, saco unas toallitas húmedas y comienzo a limpiarme la cara.

En ese momento se abre la puerta del baño, sin querer aguanto la respiración por miedo a que alguién me vea allí en aquel estado, sería bochornoso. No oigo voces ni ruido que me indiquen que haya entrado alguién, asi que suelto el aire poco a poco y, vuelvo a centrar la vista en la imagen del espejo y, me quedo petrificada al verle detrás de mi, me giro lentamente y con cara de pocos amigos dispuesta a decirle a aquel gilipollas lo que pienso de él, en cuanto abro la boca, se avalanza sobre mi y, me besa con brusquedad, su lengua invade mi boca, entra y sale sin reparo, estoy empotrada contra la meseta y, no tengo escapatoria, siento su cuerpo tenso por la excitación y su corazon… Pum… Pum… Pum… golpetea contra su pecho, madre mia… estoy excitadísima!! Posa su mano en mi trasero y me aprieta contra su cuerpo, noto su dureza y, eso me pone más todavía.

Joder!! mi amiga Estela vuelve a colarse en mi mente animándome a que me lo tire, nunca he hecho algo asi quiero decir, tirarme a alguién sin tener una relación, para eso soy un poco chapada a la antigua. Noto su mano de bajo del vestido, me acaricia el muslo, tengo la piel de gallina, esto está iendo demasiado lejos, no sé si podré pararlo, mejor dicho… no sé si quiero pararlo, siento sus dedos rozando mis bragas, ahora el corazón que palpita desenfrenado es el mío y, quiero exprimir a este tío, sentirlo dentro de mi, quiero hacer esta locura por primera vez en mi vida y, quiero que sea con él… Total… Que puede pasar? Entonces, separa sus labios de los mios y me susurra al oído:

– Déjate llevar, lo único que puede pasar es que lo disfrutes tanto que no quieras volver a hacerlo con nadie más, solo conmigo!!

Vaya… que ego más grande tiene este tío, esas chulerías me fastidian se merece un buen corte, pero estoy bloqueada porque ninguna frasecita de las mías acude a mi mente, chasqueo la lengua y él me mira, esperando una respuesta y, las palabras que le suelto a continuación me dejan a mi mucho más sorprendida que a él…

– Oh cielo… si follo contigo, serás tú el que no quiera volver a hacerlo con nadie más…!!

– Demuéstramelo!! – me reta.

Sin pensarlo ni un segundo más, mi decisión queda tomada, le cojo por las solapas de la chaqueta y lo atraigo hacia mi, me apodero de su boca como si me fuera la vida en ello y, nuestras lenguas empiezan a danzar de nuevo, esta vez con más urgencia, dispuestas a todo. Me alza en sus brazos y me deposita encima de la meseta de marmol negro, mi piel arde y, el contacto con la piedra fría me alivia momentáneamente, tengo el vestido enrrollado en la cintura, sus manos suben por mi espalda y hábilmente desatan el nudo que deja mis pechos a su merced, su boca se posa en mis pezones, me los chupetea, su lengua traza circulos sobre ellos, primero a la derecha y luego a la izquierda, joder!! Hace maravillas con esa lengua, me derrito como un helado expuesto al sol en pleno mes de agosto!! Gimo de placer, estoy muy, pero que muy caliente, me urge tenerlo dentro de mi. Le desabrocho el vaquero y libero su dureza, la masajeo arriba y abajo mmm es tan suave… él aprieta los dientes y se tensa, noto que está loco por hundirse en mi, saca un preservativo del bolsillo y con los dientes rasga el envoltorio y, se lo coloca en un santiamén, a continuación me penetra con suavidad, disfrutando del contacto, piel con piel. Entra y sale una y otra vez, no aparta su mirada de la mía, me encanta ver la lujuria reflejada en sus ojos, me pone a cien… aprieta los labios y las embestidas se hacen cada vez mas fuertes y rapidas, golpes secos que dejan mi vagina al límite ansiando ese glorioso momento de llegar al orgasmo. Oh señor… estoy a punto!! un par de arremetidas más y… Oh si… oh siiii!! Madre mia… me dejo ir y, tengo el orgasmo más intenso de mi vida, dos segundos después es él que se corre y los dos quedamos temblando por la intensidad de nuestros orgasmos.

QUE PUEDE PASAR? Cap.4

Estándar

 imagesZNMV3QK9                                 Cuando nos toca el turno, mi amiga Carla y yo pasamos al interior de la sala, esta es espectacular, enorme, decorada en tonos negro, rojo y dorado, la pista de baile es en forma circular y alrededor de la misma hay mesas altas y tabueretes, por supuesto tambien hay una zona vip separada del resto por unos cortinajes de terciopelo rojo, luego me colaré par echar un vistazo…

A un lado de la pista, hay dos columnas y, allí es donde mi amiga y yo decidimos ubicarnos, así podremos ver perféctamente todo lo que pasa en la pista, la música es buena, ahora mismo está sonando la canción de Tito Bambino y Marc Anthony ( Por que les mientes? ) y, al son de esta salsa empiezo a mover los piés, no puede remediarlo. Se nos acerca un camarero, están por todas partes, es lógico con tanta gente es imposible llegar a la barra, le pido una coronita con pulco de limón para mi y un chupito de malibú para mi amiga, empezamos a menear un poco las caderas sin movernos del sitio, todavía no es el momento de abordar la pista, no hasta que nos hayamos tomado un par de consumiciones más y se nos quite la vergüenza.

Voy por la segunda coronita cuando se nos acerca un grupo de gente que no conozco, pero por lo que veo Carla si, son compañeros suyos de trabajo y, por lo visto uno de ellos está celebrando su cumpleaños. Nos invita a una ronda pero yo la rechazo, el chico insiste tanto que al final no me queda otra que aceptar, asi que me bebo rápido la que tengo en la mano, si sigo a este ritmo tengo claro como va a terminar la noche. Uno de los compañeros de Carla, Alberto creo que se llama me saca a la pista a bailar, es la canción de Marc Anthony ( Ahora quien? ) pero en versión salsa. El chico es majete y me río un montón con él, no para de darme vueltas por la pista, se nota que le gusta bailar, lo hace muy bien!!

Empieza a sonar otra canción y Alberto y yo, nos movemos entre la gente, vemos que el grupo se ha cambiado de sitio, por fín una mesa libre!! Pasamos junto a los reservados y, me llama la atención un grupo de personas que por sus caras y sus gestos da la impresión de que están discutiendo. Me paro en seco y miro al hombre que está sentado en un taburete, no participa de la discusión, pero si que está muy atento a lo que hablan. Me centro en él y por un momento creo que es el tio que perturba mis sueños, pero no, que va!! no puede ser, esta sala es demasiado exclusiva para que álguien como él esté aquí…

Sigo caminando hacia nuestra mesa, me siento y, le doy un buen trago a mi cerveza, sé que acabo de parecer una clasista pero no he podido evitar ese pensamiento, es algo que debería cambiar, no me gusta ese aspecto de mi personalidad, Fer me lo decía contínuamente y tengo que reconocer que tenia razón, tendre que trabajar en ello…

Observo a nuestro grupo, son las dos de la madrugada y más de uno ya va pedo, para mi sorpresa yo estoy bién, todavía no noto el alcohol corriendo por mis venas!! Carla viene hacia mi escojonándose de risa, ella es una de las que ya está algo perjudicada…

– Qué te hace tanta gracia? – Le pregunto.

-Pues Alberto, el chico con el que has bailado antes, me ha estado diciendo que cree que entre vosotros dos hay química, eso es lo que me hace gracia.

– El chico es majete, pero de ahí a que haya química como que no…

– Lo sé, te conozco demasiado bién Alex, nunca saldrías con un tipo como Alberto.

– A si? Y por qué crees eso?

– Vamos Alex… Alberto es del montón, uno más y a ti no te van esos tíos, sé de que pié cojeas!!

La miro estupefacta, ese comentario me ha dolido, probablemente tenga razón pero oírselo decir a mi amiga no me ha gustado, aún asi paso de decirle nada, está colocada y cualquier cosa que le dijera podría estropear la fiesta. Me levanto, recojo mi bolso y me voy en busca de los aseos, asi me doy tiempo para olvidar el comentario de mi querídisima amiga.

Si os preguntáis si soy esa clase de persona que juzga a los demás por su apariencia, por sus trabajos, etc.. etc… he de ser sincera y contestar que si, soy mala persona por ello? Quizás a ojos vuestros si lo séa, pero a mi no me lo parece. Mis padres siempre me han dado lo que he querido, no sin merecermelo claro está, tengo una posición económica muy buena y, mis amigos son de mi misma clase, es lo que siempre he conocido, por tanto es de lo que me he rodeado, mis parejas siempre han tenido una posición social muy buena, nunca me he sentido atraida por un tio que simplemente fuera un obrero de la construcción, hasta ahora… que un trabajaor de mantenimiento no deja de colarse en mis sueños… Será ese mi castigo? Puede ser…

Cuando regreso, Alberto me pone otra cerveza en la mano, sonrío y le doy las gracias, se queda a mi lado y entablamos conversación, no hablamos de nada en particular, más bien tonterias, sigo pensando que el tío es majete pero, no me atrae en absoluto.

Al escuchar los acordes de la canción de Prince Royce ( Darte un beso ) sin pensármelo dos veces cojo a Alberto de la mano y me lo llevo a la pista, me gusta muchísimo bailar bachata, él en cambio prefiere la salsa, aún así me sigue el rollo y, pienso que debería darle una oportunidad. El tema acaba antes de que nos demos cuenta y, de que hayamos dado un solo paso bien, el chico sonriendo me pide disculpas y salimos de la pista.

En ese momento, siento un ligero cosquilleo que recorre mi espina dorsal y me paro, miro detenídamente a la gente que me rodea, eso sólo me pasa cuando él está cerca, no creo que esté allí pero quiero salir de dudas. Estoy empezando a ponerme nerviosa, me siento observada y eso me incoma bastante, parezco un pato mareado mirando a todas partes, paseo la mirada por la barra que hay a mi derecha y ahí está, con tres personas más a las que no hace ni caso porque me está mirando a mi fijamente, nos miramos durante lo que parece una eternidad…

QUE PUEDE PASAR? Cap.3

Estándar

imagesZNMV3QK9

Como siempre, cambio de idea respecto a mi atuendo, opto por ponerme el vestido verde jade que me compre en Italia hace dos veranos, es sencillo, anudado al cuello, me queda un poco mas corto de lo que recordaba, pero me gusta, resalta el tono de mi piel tostada por el sol marbellí, el pelo me lo dejo suelto, me hago unas hondas aquí y allá y el resultado final me satisface, maquillo los ojos en tonos ahumados, carmin rojo a mis labios y para finalizar unas gotas de mi perfume favorito, Emporio de Giorgio Armani, estoy calzándome la sandalias doradas cuando suena el telefonillo.

– Quien?

– Alex soy yo, me puedes bajar el bolso?

– No prefieres subir?

– No, me están esperando en el coche!!

– Ah vale, ya bajo!!

Cojo las llaves y el bolso y salgo por la puerta, llego al vestíbulo y ahí está mi amiga con una sonrisa de oreja a oreja que contagia.

– Madre mía Estela, estas radiante!!

– wuau Alex, tu si que estas… ese vestido es nuevo? Nunca te lo había visto…

– No que va, lo que pasa que nunca me lo he puesto aquí, recuerdas hace dor veranos cuando estuve en Italia? – Mi amiga asiente – Pués me lo compré allí, lo estrene en Venecia y nunca más lo volví a poner.

– Pues te sienta de maravilla!!

– Gracias!! – eso me sube el ánimo – Aqui tienes el bolso, oye, quien es el afortunado? Le conozco?

– Se llama Jared, es americano, están haciendo una investigación en la universidad de Málaga y el forma parte del equipo, llegó hace una semana y me he ofrecido para enseñarle Marbella. – Sonríe.

– Formas parte del equipo de una investigación?

– No, coincidimos un par de veces en el despacho del decano, ya sabes… una cosa llevo a la otra y ahí está, esperádome en el coche.

Las dos miramos en la misma dirección, y el chico tímidamente nos saluda, sabe que estamos hablando de él, disimulamos fatal.

– Os pasareis por Baccana?

– No lo sé, sobre la marcha!!

– Si decides ir, allí estaremos Carla y yo dándolo todo para no variar!! – y le hago un gesto meneando el culo como si estuviera bailando.

El cosquilleo que me sube de pies a cabeza me dice que él está cerca, y en efecto asi es, sale de la oficina de mantenimiento con una caja en las manos, nos mira y sonrie, automáticamente me pongo de color escarlata y bajo la mirada, viene hacia nosotras, y cuando está a nuestra altura se para y mirándome dice:

– Bonito cuerpo…

– Perdon? – contesta Estela.

– Quería decir buenas noches!! – sonrie burlón, no me quita los ojos de encima, pero yo soy incapaz de articular palabra, solo de pensar que me ha visto desnuda… uff estoy muerta de vergüenza!!

– Me permiten pasar señoritas?

Nos hacemos a un lado y él pasa con tranquilidad, cuando está en el umbral de la puerta da media vuelta y vuelve a mirarme, me guiña un ojo y sin más desaparece.

– Que ha sido eso? – me pregunta Estela.

– Que ha sido el que? – me hago la loca.

– No te hagas la tonta Alex!! Es él?

– Si, es él!! Por favor Estela ahora no…

– Qué ha pasado Alex? No me iré hasta que no me lo cuentes!!

– Esta mañana me ha visto desnuda…

– Qué? Cómo? Cuándo? dónde? Joder Alex me acabas de dejar flipada!!

– Salía de la ducha, cuando sonó el móvil, era Carla, estuve hablando con ella frente a la ventana de mi habitación, ni siquiera me dí cuenta de que estaba desnuda, cuando terminamos de hablar y alcé la mirada, allí estaba él, mirandome… – me tapo la cara.

– Madre de Dios Alex!! Seguro qué ha sido sin querer?

– Pues claro idiota!! Por quién me tomas? – la miro cabreada y ella estalla en carcajadas.- Te parece gracioso?

– Pues si chica que quieres que te diga, lo visualizo y me parto de risa, lo que daría por verte la cara cuando lo viste allí plantado mirándote!! jajaja

– Ohhh cállate bruja!! tu cita te está esperando!!

– Está bien me voy – me dice resignada- Nos vemos exhibicionista!! jajaja

– Lárgate de una vez!! – le digo adiós desde la puerta y subo a casa.

Entro por la puerta a toda leche, voy retrasada y Carla es super puntual, recojo el chal de crepé dorado que está encima de la cama, reviso que mi bolso está completo y salgo pitando.

Carla está tomándose una copa de moscato bien frío cuando yo hago mi aparición, y en cuanto me ve, llama al camarero y me pide una para mi.

– Llegas tarde!! – me espeta…

– Lo sé, Estela se ha pasado por casa y eso me ha retrasado, lo siento!!

– Estela? Pero no tenía una cita?

– Si, me pidió prestado el bolso negro de tachuelas y a eso de las ocho y media se pasó a recogerlo. – le doy un trago a mi moscato, está delicioso.

– y?

– Pués estuvimos charlando un rato en el vestíbulo…

– Y? – insiste.

– Oye!! Pero qué te pasa?

– Estela me ha enviado un wuas un poco intrigante, me dice que me cuentes lo de tu exibición, no sé a que se refiere, asi que desembucha!!

– Oh joder!! Estela no ha perdido el tiempo eh? – suspiro – Por favor Carla, ahora no me apetece hablar de ello, quiero desconectar, he tenido un día raro y difícil, lo entiendes verdad?

– Está bien, te voy a dar un respiro, a ver cuanto tardas en cantar!! – y me hace una mueca burlona.

Pasamos un rato allí en la barra hablando mientras esperamos por nuestra mesa, las vistas desde esta son espectaculares, el puerto se ve precioso desde allí, las luces se reflejan en el agua y, me encanta!! Pedimos un menú para dos, crema de bogavante de entrada y lubina en salsa marinada, para rematar un soufflé de limón, todo está delicioso, como de costumbre, doy un trago a mi copa de vino mientras escucho aténtamente a mi amiga relatarme los últimos cotilleos de su trabajo, creen que su jefe está liado con su secretaria, que típico!! El camarero nos trae la cuenta y en cuanto pagamos nos vamos.

Decidimos ir dando un paseo hasta Baccana, no está muy lejos de donde nos encontramos y la cálida noche invita a ello, se ve movimiento por todas partes, el verano en Marbella es así, siempre hay alguna fiesta en la que dejarse caer. Oímos el ruido de la gente que espera para entrar en la sala antes de que doblemos la esquina, hay gente por todas partes, por lo que veo, será una inauguración por todo lo alto, hasta han puesto un photocall, algún famosillo pasará por allí para llevárselo calentito, es de lo que viven en la época estival, que suerte tienen algunos…